Templo del Maestro

Calle del Cardenal Silíceo, 9, Madrid, 28002.

+34 914 34 75 66

Llámanos para coger tu cita, ¡o reservala online ya mismo!

L - V: 10:00h - 20:30h
S: 10:00h - 14:00h

Horario Antención al Público

Comparte este post

San Ignacio de loyolaSan Ignacio de Loyola, 31 de julio Patrón de Guipúzcoa y Vizcaya, de la Compañía de Jesús, de los ejercicios espirituales y de los soldados. Cortesano y soldado

Iñigo de Loyola nació en 1491 en el castillo de Loyola en Azpeitia (Guipúzcoa) en el seno de una familia de rancio abolengo. Siendo el menor de una extensa familia, a la edad de 15 años muere su madre y es enviado a Arevalo para vivir con Juán Velázquez de Cuéllar, Contador Mayor de Castilla y Consejero Real.

Iñigo vivió con la familia del Contador durante once años en los que estuvo muy cerca de la Corte. En ese tiempo se dedicó a la lectura, la escritura y el dominio de las armas, hasta que muerto Fernando el Católico, su protector es depuesto de su cargo por Carlos I y muere poco después. La viuda de Velázquez de Cuellar, no pudiendo hacerse cargo de Iñigo, le envía con su pariente Antonio Manrique de Lara, Duque de Nájera y Virrey de Navarra, con quien mostró grandes dotes en la resolución de conflictos bélicos.

El 20 de mayo de 1521, Iñigo de Loyola es herido en Pamplona durante el alzamiento de Navarra por una bala de cañón que le rompe una pierna y le hiere la otra.

Conversión

Iñigo es trasladado a su casa de Loyola, donde los médicos dictaminan que hay que volver a quebrarle los huesos. La operación le produjo una gran infección y numerosas complicaciones, hasta el punto que tuvieron que volver a operarle y estuvo al borde de la muerte. Durante la larga y dolorosa recuperación, encontró gran placer en la lectura de  La vida de Cristo, del cartujo Ludolfo de Sajonia, y la recopilación de vidas de santos Flos Sanctorum.

Estas lecturas  y la visión de la Virgen María con el niño rodeada de luz hicieron que se replanteara su vida como soldado y decidiera peregrinar a Jerusalén.

De camino a Tierra Santa,  paró en los Santuarios de Arantzazu y Montserrat donde tuvo lugar una mística vela de armas en la que se consagró como Caballero de Jesús a los pies de Nuestra Señora. Debido a la peste que azotaba la región, Iñigo de Loyola tuvo que permanecer durante casi un año en las cercanías de Montserrat, retirándose con frecuencia a una cueva para orar y hacer penitencia.

Fruto de esta experiencia mística y ascética, nace una recopilación de meditaciones, oraciones y ejercicios mentales, conocidos como Ejercicios Espirituales, que fueron posteriormente perfeccionados tras su paso por Alcalá, París, Venecia y Roma.

Nueva vida

En febrero de 1523, parte por fin a Tierra Santa donde no pudo quedarse mucho tiempo ya que el franciscano encargado de custodiar los Santos Lugares le ordeno partir para evitar que el gran proselitismo que desarrollaba en Palestina enfureciera más el ánimo de los musulmanes.

De regreso a España, se dedicó a estudiar con el fin de ayudar a las almas. Sus estudios le llevaron primero a Barcelona y de ahí a Alcalá de Henares, donde por carecer de estudios y autoridad para enseñar y sin embargo dar clases a niños y a todo tipo de pecadores, fue encarcelado durante cuarenta y dos días por la Inquisición. Finalmente fue puesto en libertad pero se le prohibió dedicarse a la enseñanza durante tres años.

Esta prohibición le llevó a Salamanca junto con algunos de sus seguidores, pero nuevamente fue encarcelado por la Inquisición, esta vez durante tres semanas.

Liberado, en febrero de 1528 se trasladó a París donde se dedicó al estudio y a difundir sus ideas entre sus compañeros. En 1534, a la edad de cuarenta y tres años, obtuvo el título de maestro en artes de la universidad de París.

La Compañía de Jesús

Muchos de sus compañeros de estudio vieron detrás de las fervorosas palabras del Santo al Espíritu Santo y decidieron unirse a él. Entre los más destacados estaban Pedro Fabro, Francisco Javier, Laínez y Salmerón, Simón Rodríguez y Nicolás Bobadilla quienes el día de la Asunción de la Virgen de 1534, en una capilla de Montmatre, decidieron tomar votos de pobreza, de castidad y de ir a predicar el Evangelio en Palestina, o, si esto no fuera posible, de ofrecerse al Papa para que los emplease en el servicio de Dios como mejor lo juzgase.

Poco después, su precario estado de salud le forzó a regresar a Azpeitia, donde permaneció dos años alojado en una casa muy humilde mientras se recuperaba. Una vez restablecido, se reunió con sus compañeros en Roma decididos a irse a Tierra Santa. Al no ser esto posible, se pusieron a las ordenes del Papa asociados bajo el nombre de la Compañía de Jesús e Iñigo latinizó su nombre pasando a usar el de Ignacio.

En Roma fundaron una orden religiosa dedicada a la enseñanza, la caridad y el auxilio a los enfermos que fue bendecida por el Papa.

Suscríbete gratis

Estarás al día de las novedades

Te interesa también:

Famosos

Tarot Acierto – Cristina Boscá embarazada

Se suman los aciertos gracias al tarot, esta vez sobre el embarazo de la Periodista y Locutora del famoso programa Anda ya, los 40 prinicipales, Cristina Boscá.

Quieres conocer al Maestro Joao?

Coge tu cita Telefónica o Presencial con Él